5 de Julio | LA EUCARISTÍA, FUERZA PARA LA ENTREGA

5 de Julio | LA EUCARISTÍA, FUERZA PARA LA ENTREGA

MEDITACIÓN DEL DÍA:

A los que se acercan a la sagrada comunión les dice Jesús: Tomad, bebed y comed; este es mi cuerpo, destrozado por vosotros: Tomad y bebed; ésta es mi sangre, derramada por vosotros. Tomad y comed, y aprended de mí a anonadaros por la gloria de Dios y por el amor de vuestros hermanos, como yo me he anonadado. Tomad y comed, y aprended de mí, que fui obediente hasta la muerte, y más allá de la muerte de cruz, pues cada día obedezco con la mayor prontitud y alegría a las palabras de la consagración, y obedeceré hasta la consumación de los siglos. Tomad y bebed, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón.
Carta Ascética… al presidente de uno de los coros de la Academia de San Miguel. Barcelona 1862, p.30s

 

 

 

La  tarea del laico de impregnar de los valores del Reino la realidad secular requiere una buena dosis de  equilibrio. Asalta fácilmente una disyuntiva: quedarse más por las cosas de Dios, evadiéndose de los asuntos del mundo secular, o implicarse de tal modo en  las tareas seculares que uno se enfangue en ellas hasta considerarlas como la única razón de su vivir, erigiéndolas así en el único dios al que dar culto.
La comunión, que debe ser ayuda para la tarea apostólica, puede convertirse  también en una práctica-refugio. Ahí nos sentimos seguros y firmes, viviendo, en la intimidad del Cuerpo comido y de la Sangre bebida, a solas con nuestro Cristo-Dios.
Una tal postura falsearía totalmente el sentido de la Comunión, que Claret aconseja sea lo más frecuente posible para vivir en profundidad  la espiritualidad seglar. La comunión no me encierra a solas con Jesús, gozando las mieles de la intimidad con Él.        El Pan partido y la Sangre derramada es lo más contrario a una espiritualidad centrada exclusivamente en la unión con Dios solo. Jesús invita a “comerle” y a “beberle”, sobre todo, con la actitud  de generosidad y entrega a los demás. Encontrarse con Jesús en la comunión es sentirse arrastrado por la fuerza de su amor oblativo. La comunión es el motor que impulsa a lanzarse de por vida, con todas las energías de un amor generoso, a interesarse por los demás, por sus preocupaciones y aspiraciones, por sus gozos, dolores y esperanzas. Cuanto más me identifico con Cristo y me encierro en la intimidad con Él, tanto más debo abrirme, como Él, al servicio de los demás, en la variedad de tareas que exige cada lugar y tiempo.
¿Es mi Comunión la incontenible fuerza que me lanza al servicio del prójimo con la energía de un amor cada vez más generoso? ¿Soy de verdad  Pan-Cuerpo partido y Vino-Sangre derramada en mi hogar, para mis vecinos, en el trabajo, en el ocio?