15 de enero | POR UNA EVANGELIZACIÓN INTEGRAL

15 de enero | POR UNA EVANGELIZACIÓN INTEGRAL

MEDITACIÓN DEL DÍA:

“Mientras que esta casa se iba adelantando escribí una obrita que se titula Delicias del campo, cuya obra encierra en embrión la Casa de beneficencia comenzada. Esta obrita Delicias del campo ha sido de grande utilidad en aquella Isla…”
Aut 568
 

 

Que los obispos escriban pastorales acerca de la doctrina y temas de religión, no causa extrañeza. Es su forma de comunicarse con las bases (una comunicación bastante unilateral, por lo demás). Es una comunicación que se inscribe claramente dentro de los límites que se consideran de su propiedad. Están en su terreno. Pero que un obispo escriba sobre temas tan pegados a la tierra como el asunto agrícola o acerca de la  justicia elemental en las redes sociales (ahí están Bartolomé de Las Casas hace 500 años y Samuel Ruiz, Pedro Casaldáliga, Sergio Méndez Arceo, Enrique Angelelli, Oscar Romero…  en nuestros tiempos) produce desconcierto y hasta escozor en el beaterío eclesial.San Antonio María Claret hizo incursiones en el terreno social, no dudando de la eficacia de la publicación de un librito que fuera útil para las personas desfavorecidas de la Isla de Cuba. Sorprende que un obispo escribiera sobre temas agrícolas… Pero, una vez más, hay que recordar aquello de que “no importa lo que se haga, sino el amor con que se haga”. El amor, el celo apostólico movía a Claret a ayudar a sus hermanos, a servir de todas las formas posibles a los fieles que la Iglesia le había confiado.Hay quienes no aceptan que la Iglesia, a través de sus agentes de evangelización (obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seglares comprometidos…), aterrice en soluciones concretas; preferirían al exponer el Evangelio se quedasen en consejos genéricos. Pero, si no se llega a tal aterrizaje, ¿en qué queda el amor a los pobres? ¿En puras palabras?¿Eres tú de la opinión de los que consideran que, cuando los pastores se meten en asuntos políticos, están ocupando un terreno que no les incumben? ¿Qué lo suyo es hablar de Dios y del más allá pero no de reformas agrarias ni de injusticias sociales?