12 de abril | CORRESPONDER A LA VOCACIÓN

12 de abril | CORRESPONDER A LA VOCACIÓN

MEDITACIÓN DEL DÍA:

 

¡Oh Madre benditísima, mil alabanzas os sean dadas por la fineza de vuestro Inmaculado Corazón y habernos tomado por Hijos vuestros! Haced, Madre mía, que correspondamos a tanta bondad, que cada día seamos más humildes, más fervorosos y más celosos de la salvación de las almas
Aut 493

 

 

La presencia de María fue particularmente significativa en la primera comunidad cristiana. En la narración de la pasión y muerte del Señor que nos ofrece el evangelio de Juan, encontramos aquellas palabras con las que Jesús confía su madre a Juan y éste a su madre (cf. Jn 19, 25-27). La escena es como un icono de la relación de María con quienes fueron discípulos de su Hijo, con quienes compartieron la vida con él durante los años de su ministerio público. Después de la resurrección del Señor, van descubriendo, acompañados por María, el verdadero significado de las palabras del Maestro y sienten cómo la fuerza de su Espíritu suscita en ellos un poderoso impulso a entregarse totalmente a la construcción del Reino que Jesús anunció y por el que ofreció su vida. La presencia de María los va introduciendo en esa experiencia que solamente se comprende desde el “corazón”.María había experimentado la presencia del Espíritu del Señor cuando abrió su corazón a la Palabra de Dios que la invitaba a asumir una misión relevante en la historia de la salvación. Ella conocía la fuerza transformante del Espíritu del Señor. Las palabras de su canto, tal como nos vienen transmitidas en el Evangelio de Lucas (cf. Lc 1,46-55), expresan la experiencia de una persona que se sabe en manos de Dios y no teme dejarse guiar por su Palabra. Leerlas y meditarlas nos ayudará a reconocer la presencia de Dios en nuestras propias vidas, a descubrirle como un fiel guía y compañero de camino, y a desear que su Espíritu transforme la realidad de nuestro mundo para que se refleje en él el plan de salvación de Dios. Nos sentiremos llamados a “corresponder a tanta bondad”.

Deja un comentario