Claret Contigo

CLARET CONTIGO

Meditaciones diarias a partir del pensamiento de San Antonio María Claret.

15 de Junio | ESTIMA DE LA PROPIA VOCACIÓN

MEDITACIÓN DEL DÍA: …eres Sacerdote, eres un Prelado de la Iglesia, eres un ministro de Jesucristo. Aut 585       El atentado de Holguín dio ocasión a Claret para redimensionar algunas realidades. No es que él no lo tuviera claro, por supuesto. Pero las circunstancias del atentado le brindaron la oportunidad de reflexionar aún
Leer más

14 de Junio | TRABAJO INFATIGABLE

MEDITACIÓN DEL DÍA: No es cosa ardua ni difícil el trabajar cuando se ve el grande fruto, la paga o gratitud que resulta del trabajo. Ninguno admira el trabajo del labrador porque se ve este trabajo recompensado con los frutos del campo o de la viña; pero trabajar sin ninguna de utilidad, recompensa o paga,
Leer más

13 de Junio | LA GENEROSIDAD NO CONOCE EDADES

MEDITACIÓN DEL DÍA: Me ofrecía mil veces a su santo servicio, deseaba ser sacerdote para consagrarme día y noche a su ministerio, y me acuerdo que me le decía: Humanamente no veo esperanza ninguna, pero Vos sois tan poderoso, que, si queréis, lo arreglaréis todo. Y me acuerdo que con toda confianza me dejé en
Leer más

12 de Junio | EL FUEGO DEL ESPÍRITU IMPELE A LA MISIÓN

MEDITACIÓN DEL DÍA El amor de Dios y del prójimo produce un efecto muy semejante al del fuego. El fuego de la pólvora hace saltar por los aires cualquier objeto que lo comprima, impele hacia arriba las balas y las bombas; el fuego del vapor hace correr a toda velocidad los vagones de los trenes
Leer más

11 de Junio | IMPERTÉRRITO ANTE LA CRUZ

MEDITACIÓN DEL DÍA Nada le arredra; se goza en las privaciones; aborda los trabajos; abraza los sacrificios; se complace en las calumnias y se alegra en los tormentos... Aut 494 Siempre causa impacto la vida de quienes han sabido vivir para los demás. Todos recordaremos nombres de personas cuya vida ha estado marcada por esa
Leer más

10 de Junio | AMOR INCONDICIONAL

MEDITACIÓN DEL DÍA No hay cosa que tanto encienda la caridad y la conserve como el saber cada uno que el otro siente y habla bien de él (33). Séneca, tan convencido estaba de esta verdad, que decía: Si vis amari, ama: «Si quieres ser amado, ama». Y, a la verdad, no hay medio más
Leer más