44. La Carta Magna del Reino

44. La Carta Magna del Reino

Una  cuestión previa que para nosotros no tiene tanta importancia como para los estudiosos: este “Sermón de la Montaña”, como se le ha llamado siempre, ¿es el mismo el de Mateo que el de Lucas? ¿Lo pronunció Jesús en la misma ocasión? ¿Dicen los dos…

42. El de la mano seca

42. El de la mano seca

Este milagro ya fue más serio. Sábado también, y en una sinagoga antes de llegar a Cafarnaún. Entre el público devoto, un hombre con la mano seca, paralizada. A Jesús le da lástima, y le ordena: -¡A ponerse en medio! Que lo vean todos bien.…

41. Las espigas de trigo

41. Las espigas de trigo

Otra cuestión seria que vienen a plantear los fariseos, empeñados en hacer imposible la vida a Jesús, y para eso se agarran a cualquier simpleza. Como cuando ven a los discípulos hacer una cosa tan sencilla, y permitida por la Ley, como agarrar espigas de…

40. Curioso lo del ayuno

40. Curioso lo del ayuno

Al día siguiente mismo los fariseos y los discípulos del Bautista, unidos, le plantean a Jesús una cuestión para ellos importante y a la cual Jesús le va a quitar mucho de su valor, que ciertamente lo tenía. El ayuno era muy apreciado en la…

39. La vocación de Mateo

39. La vocación de Mateo

Es otro hecho de grandes consecuencias. Camina Jesús por la ciudad, se detiene ante la mesa de un publicano, un cobrador de impuestos, un pecador público según la gente, y le ordena: -Leví, Mateo, sígueme. Ni una palabra más de Jesús, y ni una tampoco…

37. El paralítico de Betesda

37. El paralítico de Betesda

Jesús ha recorrido Galilea bastante preocupado, pues, como dice Marcos, “no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera en lugares solitarios, y aun así acudían a él de todas partes”. Porque era su preocupación: ¡Que no se sospeche que soy el Mesías!… Y,…

35. El primer leproso

35. El primer leproso

Para colmo de dichas, otro milagro muy llamativo, mientras Jesús se dirige ya hacia Jerusalén: la curación del primer leproso, el cual, si se atenía a la Ley, había de vivir alejado de la ciudad, en paraje solitario. Le gente, además, huía de él. Pero…