8 de enero | IDENTIDAD MARIANA

8 de enero | IDENTIDAD MARIANA

MEDITACIÓN DEL DÍA:

“…y yo después, por devoción a María Santísima, añadí el dulcísimo nombre de María, porque María Santísima es mi Madre, mi Madrina, mi Maestra, mi Directora y mi todo después de Jesús. Y así mi nombre es: Antonio María Adjutorio Juan Claret y Clará”
Aut 5
 

 

Nuestro nombre nos identifica porque de alguna manera representa nuestra identidad. Cuando alguien pronuncia nuestro nombre sabemos que se refiere a nosotros. Pero el nombre, normalmente, nos lo ponen al nacer, sin que nosotros podamos intervenir.
Representa en parte la herencia recibida, que nosotros agradecemos y acogemos, pero que debemos desarrollar de forma propia y creativa. En el caso de Claret, sus tres nombres de pila tienen una referencia familiar: se llama Juan, como su padre, y Antonio Adjutorio, como dos de sus tíos. Todo ello es símbolo de una identidad.
Claret, al añadir el nombre de “María” a los nombres recibidos, expresa una actitud activa en la construcción de su identidad recibida: quiere expresar que María, la madre de Jesús, de tal manera ha actuado en su vida, que forma parte de su identidad. Él lo dijo en carta a una persona de confianza: “El nombre de María indica mi origen espiritual” (EC I, p. 413). Dejando intacta la centralidad de Jesús, a quien quiere seguir por encima de todo, es muy consciente de que María ha tenido un papel muy importante en la construcción de las diversas dimensiones de su personalidad: afectividad (Madre), apostolado, todo.
¿Qué nombre podría expresar lo que soy? ¿Qué papel tiene María?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *