14 de febrero | LA EVANGELIZACIÓN PRECEDE A LOS SACRAMENTOS

14 de febrero | LA EVANGELIZACIÓN PRECEDE A LOS SACRAMENTOS

MEDITACIÓN DEL DÍA:

“Me limito a exhortar al lector a leer el Evangelio, la vida de Jesús, de María y de los santos; imitemos su virtud, y obraremos prodigios en el prójimo que nos ve y nos observa”
L’egoismo vinto. Roma 1869, p. 74. Retrotraducido en EE p. 427
 
 

 

Escribía Claret en su librito Los Seis Talentos de Oración: “Puesto cada uno en la meditación, ha de recordar aquellas palabras que Dios dijo a Moisés: ‘Mira y haz según el ejemplar que en el monte se te ha mostrado’. Se ha de portar el que medita como el que aprende a dibujar o escribir, que da una mirada al original y luego va copiando en el papel. Así dará una mirada al original, que es Jesucristo, e irá copiando sus virtudes” (en EE, p. 109).
La imitación. Palabra fundamental para comprender por qué Claret se mantuvo fiel hasta el último momento. Eligió sus modelos y no cejó hasta copiarlos lo más perfectamente posible. Pero no se conformó con elegir sus modelos y copiar, quiso conformarse con ellos, ‘ser’ como ellos. Ser como Jesús suena a pretencioso, pero es el único camino hacia el Padre. Jesús es como un torbellino que arrastra hacia el Padre. Ponerse en su camino es correr el riesgo de perder pie y volar.
Eso le pasó a María. En la dedicatoria del libro La Colegiala Instruida (Madrid, 1863), decía el P. Claret dirigiéndose a María: “Vos sois su preceptora (de las niñas), que las adoctrináis con el ejemplo y la palabra, y aún mejor que el Apóstol, les decís: ‘Imitadme a mí, como yo imito a Jesucristo’”.
A la hora de situar su relación con María, Claret la ve como imitadora de Jesús:
“María Santísima ha imitado a Jesús perfectamente”. Y en la Carta al Misionero Teófilo abunda en esta idea: “Así como María es la Madre del Verbo Encarnado, así el sacerdote, dice San Bernardo, es como padre y madre del Verbo consagrado y predicado. Por tanto ha de procurar ser humilde como María, casto como María y fervoroso como María” (en EE p. 364).
Podría decirse de todos. No hay como identificarse con María para poder ejercer de madre del Señor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *